El suicidio es la primera causa de muerte en España entre los menores de 30 años

El suicidio es la primera causa de muerte en España entre los menores de 30 años

En España, las últimas estadísticas sobre suicidios recogidas, relativas al año 2019, mostraban que una persona se quita la vida cada 2,5 horas, es decir, diez cada día. La mayoría (más del 75%) son hombres. Uno de los datos que destacan desde la Fundación Española para la Prevención del Suicidio es que este se ha convertido en la principal causa de muerte entre los jóvenes de 15 y 29 años, superando las defunciones por tumores o accidentes de tráfico.

Coincidiendo con este 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, instituciones y organizaciones recuerdan de nuevo la importancia de informar de manera adecuada sobre esta realidad, cuya gravedad no es única en el territorio español. Y es que según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo se produce un suicidio cada 40 segundos. La mayoría de los casos están relacionados con problemas de salud mental.

#A1c#[photo_footer]En España, según las estadísticas, se produce un suicidio cada 2,5 horas. / Fundación Española para la Prevención del Suicidio.[/photo_footer]

Por eso, desde Salud Mental España consideran que es “imprescindible un abordaje transversal del suicidio para mitigar los efectos del mismo: prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y continuidad de cuidados de los trastornos mentales”. “Es necesario ayudar a las personas que sufren depresión u otros trastornos para evitar más muertes”, subrayan.

Galicia y Asturias son las comunidades autónomas que registran una mayor tasa de suicidios por cada 100.000 habitantes.

#A2c#[photo_footer]Galicia y Asturias son las provincias con más casos registrados por cada 100.000 habitantes. / Fundación Española para la Prevención del Suicidio.[/photo_footer]

La sociedad del vacío y la desesperanza

En una entrevista concedida a Protestante Digital con motivo también del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el psiquiatra evangélico Pablo Martínez analizaba los datos y los relacionaba con el contexto general. “Vivimos en una sociedad que genera, entre otros, dos tóxicos existenciales de efectos letales: el vacío y la desesperanza. Ahí tenemos un gran caldo de cultivo para el suicidio”, explicaba.

Para Martínez, existe “una relación estrecha entre desesperanza y desesperación”, y en esas circunstancias “el suicidio viene a ser una respuesta extrema cuando uno siente en lo más hondo de su corazón que todo es ‘vanidad de vanidades’, en palabras del Predicador en el Eclesiastés”.

#A3c#[photo_footer]El suicidio es la primera causa de muerte externa en España. / Fundación Española para la Prevención del Suicidio.[/photo_footer]

Para el reconocido terapeuta, es imprescindible el trabajo preventivo en cada caso y persona. “Si detectamos los primeros truenos de la tormenta, hay dos cosas que podemos hacer: acompañar y escuchar. Estas son las dos mayores necesidades del ser humano en momentos de crisis: sentirse acompañado y sentirse comprendido a través de una escucha empática. No olvidemos el valor balsámico de las palabras como tan bien nos señala Proverbios: ‘La palabra dicha a su tiempo, ¡cuán buena es!’”, señalaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *